La historia de los numeros romanos


    En Roma, se usaron letras para representar los números. Como los romanos no solían emplear números muy grandes, los símbolos para cifras superiores a mil no llegaron a estandarizarse en su utilización. Debido a su gran difusión, estos símbolos sufrieron modificaciones durante la Edad Media y el Renacimiento, llegando hasta la actualidad los siguientes:

         1        I

         5       V

        10       X

        50       L

      100       C

      500       D

    1000       M

     

    Siendo los símbolos I, X, C y M los principales y V, L y D los secundarios.

    Se basaban en el principio de la adición, y los números se escribían empleando los numerales básicos en una cadena hacia la derecha en orden descendente de valores. Las reglas empleadas eran las siguientes:

     

    1) Si una letra se escribe a la derecha de otra de igual o mayor valor, se suman los valores de ambas.

    2) Si una letra se escribe a la izquierda de otra de mayor valor se restan los valores de ambas.

    3) Ninguna letra puede escribirse más de tres veces a la derecha de otra de mayor valor ni más de una a su izquierda.

    4) Las letras secundarias V, L y D no pueden repetirse ni colocarse a la izquierda de otras de mayor valor.

    5) La letra I sólo se puede escribir  delante de V y X; la X sólo delante de L y C; la C solamente delante de D y M.

    6) Una raya horizontal situada sobre una letra o grupo de letras multiplica al número que afecta por mil; dos rayas por un millón, etc.


    Quizás te interese...